Entradas

Los 5 consejos para la vuelta al cole que ninguna lista incluye

vuelta_al_cole_salud_visual_biopticLa mayoría de las listas de consejos para afrontar la vuelta al cole con éxito no incluyen la salud visual entre los aspectos más importantes a tener en cuenta. Pero ésta es clave para combatir el fracaso escolar, ya que es a través de los ojos que entra el 80% de la información que se explica en las aulas. ¿Quieres saber todos los consejos para cuidar la vista de tus hijos en la vuelta al cole de este año?

 

1. Menos videojuegos, tablets y móviles, y más deberes 

Durante las vacaciones de verano, algunos niños han tenido acceso a dispositivos electrónicos durante muchas horas al día. Los expertos recomiendan que, una vez empieza el curso, los padres pactéis con ellos un uso restringido de los aparatos a la vez que se da más importancia a los deberes. Tanto las pantallas como los libros han de situarse a unos 35-40 cm. de distancia de los ojos.

 

2. Establecer un buen espacio para estudiar

Cualquier lugar de la casa no es apto para convertirse en la sala de estudio. Proporcionad a vuestros hijos un lugar fijo, con silla y mesa cómodas y temperatura adecuada. Para cuidar al máximo su vista, el espacio debe contar con luz natural, siempre que sea posible. La luz artificial la usaremos con el objetivo de evitar sombras. La escasez de luz puede provocar fatiga visual, por eso la habitación escogida para estudiar debería contar tanto con una lámpara que de luz general, como un flexo para la mesa.

 

3. La vista necesita descansar durante el estudio

Es recomendable descansar la vista de los libros o la pantalla cada 20 minutos. Tomarse un descanso no significa que hayan de dejar de estudiar, sino simplemente llevar a cabo el siguiente ejercicio: levantar la vista y mirar algún objeto lejano durante unos segundos antes de volver a concentrarse para mirar de cerca el  material con el que estén trabajando.

 

4. ¿Tu hijo tuerce la cabeza cuando lee o escribe?

Ésta es una de las señales que te puede alertar de que tu hijo sufre un problema visual. También lo son: parpadear constantemente, acercarse demasiado a los libros al leer, entrecerrar los ojos, el enrojecimiento de estos o el rechazo de la lectura.

En algunos casos estos problemas visuales podrán corregirse llevando gafas o lentillas, pero si el problema es de acomodación de la visión, de coordinación entre los ojos o de percepción del entorno, entre otros, es la Terapia Visual la que permite solucionar el problema. Esta terapia es un conjunto de ejercicios personalizados para reeducar la vista de los niños mejorando y corrigiendo las habilidades visuales y perceptuales.

 

5. La revisión anual, en septiembre

Visitar al óptico-optometrista para revisar la vista de los niños, ha de hacerse, como mínimo, una vez al año. Si habéis notado alguno de los síntomas citados en el punto anterior, septiembre es el momento de hacer la revisión. El aprendizaje escolar está directamente relacionado con la visión y es por ello que, en caso de sufrir un problema visual los niños no pueden desarrollar su potencial al máximo.

La elección de este verano: ¿Lentes polarizadas?

consells_ulleres_sol_bioptic_salut_visualAunque hace muchos años que las gafas polarizadas funcionan, hace tres que son las gafas estrella del verano por estar de moda. Pero, si las ventas de este estilo de lente solar se mantienen durante tantas temporadas no es sólo por el factor moda, sino por su utilidad.

Cuando nos ponemos unas lentes solares, la pupila se dilata. Eso hace que sin una protección adecuada contra los rayos ultravioletas (UV), el sol pueda afectar más negativamente sobre nuestros ojos, llegando a producir lesiones. En este sentido las lentes polarizadas también nos ofrecen una protección UV del 100%.

¿Qué otras ventajas tienen?

Combaten la luz desde todos los ángulos: la luz del sol llega a nuestros ojos desde todas las direcciones posibles. De hecho, hay situaciones propias de la época estival en que se multiplican los ángulos desde donde llega la luz: el reflejo del agua del mar, de las piscinas o del asfalto. Las lentes polarizadas cuentan con un filtro especial que elimina todos los reflejos provenientes de superficies horizontales.

-Visión sin reflejos que mejora la visibilidad

-La nitidez y el contraste de lo que vemos es superior

-Son adecuadas para personas con alta sensibilidad a la luz y para los niños

-Como cualquier otra lente, reduce la fatiga ocular

-Son graduables

Cabe destacar, como desventaja, que en algunos casos las lentes polarizadas reducen la visibilidad de las pantallas de los móviles, GPS u otros aparatos. Aun así, son las más recomendables sobre todo para aquellos que pasen muchas horas bajo la luz del sol y estén expuestos a situaciones donde los reflejos de la luz se multiplican como, por ejemplo: los amantes de la navegación, de la playa o quienes conducen muchas horas.

Los 5 consejos para escoger unas buenas gafas de sol

consells_ulleres_sol_bioptic_salut_visual¿Sabíais que la sobreexposición al sol puede causar problemas oculares como la fotoqueratitis (lesión de la córnea) o propiciar el desarrollo de cataratas o de una degeneración macular? La elección de unas buenas gafas de sol no es sólo una cuestión de moda, sino de salud visual. En Biòptic te damos 5 consejos para acertar tu elección:

  1. Unos buenos cristales con protección UV:

Comprobar que el grado de protección UV, abreviación de rayos ultravioletas, es fundamental, y la necesidad de más o menos protección variará según el uso que hagamos de las gafas. Durante el verano es necesario un grado de protección de entre el 81% y el 92% de absorción, adecuados para una luminosidad solar media y fuerte.

Las gafas deben usarse a todas horas ya que los rayos UV, aunque son imperceptibles, también están presentes los días nublados. Generalmente este dato se indica en la pegatina del cristal.

  1. ¿Qué tipo de lente escoger?

Polarizada: es la lente que más protege por excelencia. Todos los reflejos residuales se eliminan con el filtro polarizado.

Fotocromática: muy usadas por deportistas que hacen actividades donde se pasa de la luz directa a sitios sombreados, la lente varía su tono según la cantidad de luz.

Degradada: más escogidas por razones estéticas, son aquellas lentes que, de forma gradual, aclaran el tono del cristal. Es decir, la parte superior es más oscura y la inferior más clara. Son adecuadas para llevar en interiores y en horas de poco sol.

Uniforme: la coloración de la lente es uniforme y es la manera más habitual en la que encontramos gafas de sol.

Una montura que proteja los ojos desde todos los ángulos:

La gran variedad de monturas hace que podamos escoger la mejor según la forma de nuestro rostro para no dejar ninguna rendija por donde el sol pueda pasar, a la vez que nos queden bien:

-Rostro en forma corazón (frente ancha y barbilla muy pronunciada): favorecen las gafas estilo aviador.

-Rostro cuadrado (frente y maxilar anchos): necesidad de gafas altas para no dar excesivo protagonismo a la frente, que pueden ser ovaladas o que no tengan la línea superior recta.

-Rostro redondo (frente ancha y mejillas voluminosas): se debe huir de formas redondas y apostar por las rectangulares, que son lentes anchas en la parte superior y estrechas en la inferior.

  1. Los niños, los más vulnerables al sol:

¿Sabíais que hasta los 12 años el cristalino no está formado por completo y la retina está desprotegida? De la misma manera que protegemos la piel de los niños del sol, debemos hacerlo con sus ojos. Debe tenerse especial cuidado a la hora de proteger su visión

  1. Las ópticas como filtro de calidad:

La mejor forma de escoger unas gafas de sol es dejando que los expertos os aconsejen. Por eso ir a ópticas para encontrar las gafas de este verano es una compra segura. Dejaos aconsejar por expertos.

¿Cuál es la edad adecuada para poner lentillas a tu hijo?

lents_de_contacte_nens_orto_kEsta pregunta, que a menudo se hacen muchos padres, se contesta rápido: cualquier edad es la buena. Hoy en día es posible fabricar lentillas de cualquier graduación con materiales bio-compatibles con la córnea. De hecho, incluso existen lentes de contacto para corregir la miopía durante la noche (Orto-K). Por este motivo la edad no es un problema. La decisión de poner lentillas a nuestros hijos, siempre que las necesiten, es una cuestión de motivación.

Deben tenerse en cuenta las motivaciones generales y las específicas. La general es que los niños, durante la infancia, desarrollan su orientación espacial a partir del sentido de la visión. Es importante detectar cualquier anomalía y corregirla con gafas o lentes de contacto. Pero las lentillas se adaptan más a sus actividades, ya que no tienen que quitárselas para, por ejemplo, jugar a algún deporte. Con su uso evitamos que el desarrollo de la orientación espacial se vea afectado.

Como motivaciones específicas, analizamos las ventajas según el diagnóstico del optometrista:

¿Qué ventajas tienen las lentillas para los niños respecto a las gafas?

  • Los niños que tienen una graduación alta: la imagen que perciben los niños en su cerebro a través de las gafas no es de tamaño real. Las lentillas evitan esta sensación permitiendo que vean una imagen más acorde con el mundo que les rodea.
  • Los que padecen hipermetropía: a menudo los niños hipermétropes miran por encima de las gafas ya que de lejos ven bien. Con las lentillas se evitaría esta actitud que muchas veces se convierte en costumbre y que puede derivar en problemas posteriores por hacer un mal uso de la graduación.
  • En el caso de los niños con miopía: usar lentillas evita la restricción del campo visual que supone llevar gafas. Aunque la restricción es mínima, las lentillas permiten ampliar el campo.

Lentes de contacto Orto-K: frenar la miopía de noche

Se trata de unas lentes de contacto que llevan a cabo la Terapia Corneal Refractiva (CRT), un tratamiento que, durante la noche, modifica la curvatura corneal y corrige la miopía. Durante el día ya no hará falta que lleven ni gafas ni lentillas. Por eso son ideales para los niños y jóvenes miopes, porque frenan el aumento de la miopía y cumplen todas las motivaciones anteriores. Están diseñadas para miopías de hasta -6.00 dioptrías y astigmatismo de hasta -1.75.

Terapia Visual para mejorar aprendizaje de tus hijos

Reeduca la visión de tus hijos con la terapia visual

Las habilidades visuales de nuestros hijos se desarrollan de una forma similar a como aprendemos a hablar o caminar. Es decir, también hay que aprender a ver para poder interpretar y comprender el mundo. De hecho, el 80% de la información que los niños reciben en el aula es a través de los ojos, pero tener una agudeza visual del 100% no garantiza una buena visión. La definición de una buena visión pasa no sólo por tener físicamente los ojos sanos, sino por saber identificar qué estamos viendo, procesarlo y entenderlo.

Por este motivo, unas gafas o lentillas no son la solución si el problema es de acomodación de la visión, de coordinación entre los ojos o de percepción del entorno, entre otros. Es aquí cuando la terapia visual nos permite solucionar el problema.

¿Qué es la terapia visual?

La terapia o entrenamiento visual es el conjunto de ejercicios específicos personalizados para reeducar la visión y hacerla más eficaz. Esto se consigue corrigiendo y mejorando las habilidades funcionales y perceptuales (link: https://bioptic.net/es/terapia-visual-2/ ). Los ejercicios evolucionan y varían en dificultad según avanza la terapia y se adaptan a los problemas y objetivos de cada niño.

¿En qué ayuda a nuestros hijos?

A partir de estos ejercicios los niños establecen nuevas conexiones o esquemas neuronales que les ayudarán a procesar correctamente la información visual. Todo aquello aprendido en la terapia lo podrán aplicar a su vida diaria, consiguiendo desarrollar un sistema visual resistente y eficaz sin esfuerzo. Sólo así podrán concentrarse en el fin y no en el camino: aprender en vez de estar pendientes de si ven bien o no.

¿Cómo podemos detectar que los niños necesitan terapia visual?

Si detectáis más de dos de estas conductas en vuestros hijos, se recomienda consultar al optometrista:

– Lee lentamente

– Comprensión lectora baja

– Usa el dedo para leer

– Cambia de orden letras y números

– Confunde derecha e izquierda

– Salta o repite líneas al leer

– Mueve la cabeza excesivamente al leer

– Ve borroso tanto de cerca como de lejos

– Se acerca demasiado a los libros

– Entrecierra los ojos cuando mira lejos

¿Cuánto tiempo hace que no revisáis la visión de vuestros hijos?